Agaden pide que no se tramiten por ahora licencias para parques fotovoltaicos en Jimena y su entorno

La asociación ecologista reclama que se suspenda la tramitación de usos y obras de estas instalaciones, hasta la aprobación de una normativa "seria" de ordenación de energías renovables en los municipios

48
Pancarta colocada por Agaden junto al castillo de Jimena

La asociación Agaden Ecologistas en Acción advierte de que es necesaria una “suspensión temporal de licencias” para las instalaciones fotovoltaicas que se proyectan en el término de Jimena y otros del entorno, ya que, de no ser así, “la invasión desorganizada de macroproyectos fotovoltaicos se aprobará antes de terminar la normativa de ordenación de energías renovables en los municipios, que el pasado 29 de marzo prometió el alcalde de Jimena”.  

Agaden Ecologistas en Acción pide “seriedad y eficacia” ante el “boom especulativo de fotovoltaicas”, y recuerda que el 29 de marzo, después de “una importante presión ciudadana y social”, el Ayuntamiento prometió un Plan de Ordenación de Energías Renovables, pero para los ecologistas es “un anuncio incompleto, mas dirigido a intentar bajar la presión social, que a poner coto a este descontrol especulativo que se nos avecina”.

“Este anuncio de intenciones no será eficaz si no se acompaña con dicha suspensión, ya que es el único mecanismo para poder garantizar que la regulación llegue a tiempo antes de la aprobación de proyectos. Estas medidas son necesarias para llevar a cabo una regulación que permita un desarrollo lógico y compatible con el medio ambiente, los usos tradicionales, el turismo, la ganadería y la agricultura. Siempre quedando fuera de esta suspensión las instalaciones de autoconsumo y las que se instalen en las cubiertas de los edificios existentes, que sí podrán seguirse tramitando de acuerdo con el procedimiento establecido hasta ahora”, comentan los ecologistas en un comunicado.

Para los ecologistas, la creación de la plataforma ciudadana “SOS Campiña de Jimena” es “una gran noticia”, porque “es síntoma de la salud democrática del municipio de Jimena, que ante la poca información y los mensajes contradictorios del Ayuntamiento, así como su rechazo en posicionarse en este asunto, ve cómo los ciudadanos se organizan para exigirle claridad y transparencia al Ayuntamiento”.

Una gran burbuja de especulación fotovoltaica

Mas aún, añade Agaden, cuando el conjunto de proyectos de Parques Fotovoltaicos anunciados va a suponer un “varapalo” a las actividades tradicionales del municipio, como son la agricultura y la ganadería en extensiva. “Sin duda, estamos ante una gran burbuja de especulación fotovoltaica, que va a generar una grave afección y pérdida de hábitat, impactando sobre el reservorio de fauna de la zona y adaptada históricamente al uso agrícola, alterando posibles refugios existentes en la misma”, comenta la asociación, que recuerda que la campiña de Jimena es “un lugar de alto valor ecológico por la presencia de pequeños herbívoros, perdices, pequeñas aves y reptiles, que sirven y dan sustento de alimentación a las aves durante todo el año y en especial en épocas migratorias”.

En relación a los valores paisajísticos de Jimena y su entorno, estos grandes proyectos fotovoltaicos van a producir, según denuncia Agaden, “graves cambios e impactos paisajístico en la zona. Su rápida expansión podría llegar a suponer uno de los principales factores de transformación del paisaje tradicional, semejante, en cierta medida, al experimentado en el litoral mediterráneo por la proliferación de invernaderos, que hará daño al desarrollo turístico en el municipio”.

Para Agaden, la actuación del Ayuntamiento de Jimena puede ser calificada “como mínimo como irresponsable y poco transparente”, ya que “ante tal aluvión de proyectos de tal magnitud, que pueden cambiar radicalmente el paisaje de la zona y su atractivo turístico, así como poner en riesgo actividades económicas tradicionales, ha actuado sin dar información detallada, frecuente y transparente a los ciudadanos y agentes sociales, así como tampoco se ha ofrecido participación real a la ciudadanía, mas allá de buenas intenciones en sus declaraciones ante los medios”. Y añaden los ecologistas que “a día de hoy no existe ninguna mesa ni mecanismo de participación, a pesar de la gran preocupación”.

“Por toda esta situación, urge realizar una suspensión temporal de licencias a fotovoltaicas, para entrar de forma pausada y responsable en un proceso participativo real, donde estén representados todos los agentes sociales implicados, que desemboque en la aprobación de una normativa de regulación local de estas instalaciones, donde siempre primen los intereses del municipio y sus ciudadanos, así como garantizar el desarrollo sostenible del medio natural”, concluyen desde Agaden.