UNA VISITA AL GARRISON LIBRARY

252
BIbliteca Garrison de Gibraltar. Foto: Nacho Márquez.

Quedamos en visitar la Biblioteca Garrison un viernes de septiembre con viento de levante. La casi hora y media que pasamos en el coche para cruzar la frontera hace que lleguemos 15 minutos más tarde a nuestra cita con la directora de la institución, Jennifer Ballantine, quien nos espera en una de las ofi cinas anexas al edificio principal. A ella acaban de trasladar sus despachos tanto ella como Chris, auxiliar de investigación de la biblioteca.

Garrison, en español ‘guarnición’, significa “tropa que guarnece una plaza, un castillo o un buque de guerra”. Este concepto tiene un significado especial para la ciudad de Gibraltar, ya que la zona empezó a considerarse por primera vez como parte del Imperio británico cuando se estableció en ella la , el asentamiento militar de la Marina Real.

La Biblioteca Garrison fue fundada por el Capitán Drinkwater, quien durante el Gran Asedio (1779-1783) tuvo la idea de crear una institución que mantuviese entretenidos a sus soldados para evitar el suicidio y la deserción. Sin embargo, la Garrison no se inauguró hasta diez años más tarde como un espacio abierto, aunque solamente a suscriptores, todos ellos militares que se reunían en unas dependencias a la espalda de la residencia del gobernador. Así permaneció hasta 2011, cuando pasó a formar parte del Gobierno de Gibraltar.

El documento más antiguo que se conserva en el archivo data de 1650

La Biblioteca tal y como se puede visitar hoy no se construyó hasta 1804 gracias a la financiación del rey de Inglaterra Jorge III, quien concedió además la propiedad vitalicia del terreno al comité. Ubicado en Governor’s Parade, el edificio está rodeado por una verja y precedido de un pequeño jardín.

Exterior de la biblioteca. Foto: Nacho Márquez.

Ballantine nos comenta que el documento más antiguo que se conserva en el archivo data de alrededor de 1650, aunque no quiere desvelar su nombre para evitar robos. “Aquí hay libros sobre todas las partes del mundo, especialmente de las que pertenecieron al imperio británico como India y África, aunque también de Europa, Japón y Rusia”, comenta.

Los ejemplares suelen ser sobre temas curiosos y muy especializados, algo que “casi no se ve hoy en día”. También podemos encontrar algunos sobre la Guerra de la Independencia de España, la I y la II Guerra Mundial. “En total hay unos 45.000 libros y más de 200.000 fotografías, además de las colecciones privadas de Joshua Hassan y Tito Benady, las cuales aportan otros 10.000 tomos a la biblioteca”, explica Ballantine.

La Biblioteca Garrison también guarda el archivo completo del Gibraltar Chronicle, el periódico local que nació en 1801 en la imprenta de la propia biblioteca. El diario es actualmente el segundo más antiguo del mundo editado en inglés. Su primera exclusiva fue la victoria de la Marina Real en la Batalla de Trafalgar y la muerte de Horacio Nelson.

Ballantine: “Tenemos 45.000 libros y más de 200.000 fotografías

Ahora, en el sótano del edificio, están realizando obras con el objetivo de convertirlo en un “laboratorio” en el que conservar los documentos en condiciones óptimas de climatización y tratar el papel para crear así un archivo digital de la Biblioteca.

Al entrar en la planta baja observamos que las paredes están repletas de vitrinas de cristal llenas de libros y ventanas de madera. La sala se encuentra casi en la penumbra y está presidida por un brillante sofá de cuero y dos butacones que descansan sobre una moqueta.

Foto: Nacho Márquez.

Para acceder a la superior subimos por una escalera que cruje bajo nuestros pies. En esta planta hay un pequeño atril y varias series de sillas que, suponemos, ocuparán los asistentes a los diferentes eventos culturales que organiza a lo largo del año la institución, entre los que destaca el Festival Internacional de Literatura.

Después de realizar varias fotografías de la biblioteca nos despedimos de Jennifer Ballantine y regresamos al coche con la sensación de haber descubierto otro de los tesoros que esconde el Campo de Gibraltar. El cielo se nubla cada vez más y dejamos atrás el Peñón para atravesar de nuevo la frontera, esta vez sin esperas.

Libros de la biblioteca Garrison. Foto: Nacho Márquez.

[Este artículo fue publicado en la revista SIROCO MAGAZINE de 8Directo en noviembre de 2019]