Empresarios de la provincia alertan de una caída media de ingresos del 75%

70
Un conocido chiringuito de Tarifa. Imagen de archivo.

La Confederación de Empresarios de la provincia de Cádiz (CEC) está analizando los datos de una muestra elaborada mediante encuestas a 450 empresas para conocer el impacto de la crisis sanitaria del COVID-19 en las primeras semanas desde la declaración del estado de emergencia. Este sondeo se cerrará hoy con la recopilación de las últimas respuestas recibidas a través de las federaciones y asociaciones que integran la CEC. La población de este análisis se circunscribe a empresas representadas por la CEC, bien directamente, bien a través de su estructura asociativa, territorial o sectorialmente. La organización empresarial gaditana representa a unas 19.000 empresas. Los últimos datos del Directorio Central de Empresas del INE (DIRCE) –se ofrecen a cierre de 2019- indicaban que el número de empresas de la provincia (con sus distintas fórmulas jurídicas o autónomos) era de 61.786.

Los primeros resultados, que serán definitivamente presentados la próxima semana tras el estudio en detalle por parte del equipo técnico de la CEC, adelantan una complicada situación para el tejido productivo de la provincia, con una caída de ingresos media del 75%. Esta situación se da por dos circunstancias: el cierre obligado de empresas a causa de las medidas de restricción acordadas por el Gobierno mediante decretos, o la caída de demanda en aquellas que han mantenido actividad, bien el cierre de sus principales clientes, por estar permitido durante las dos primeras semanas, bien por considerarse esenciales a partir de la tercera semana de confinamiento.

La encuesta ahonda en los motivos de la parálisis: caída de la demanda, imposibilidad de mantener la producción por falta de suministros, falta de liquidez.

También se ha sondeado la aplicación de expedientes temporales de empleo, ERTE’s y las necesidades de financiación ante la falta de ingresos, los mecanismos para obtener liquidez y otras consideraciones que afectan a la actividad normal de las empresas.

La CEC recuerda que la semana pasada ya remitió a los 45 municipios y la Diputación Provincial un decálogo de peticiones, resultado de una consulta realizada a sus asociaciones y federaciones empresariales y las tres Cámaras de Comercio e Industria de la provincia, con motivo de la situación de emergencia sanitaria causada por el virus COVID-19. La CEC ha pedido un esfuerzo fiscal y normativo a las corporaciones locales para paliar el periodo de inactividad a causa del estado de emergencia.