Profesores, historiadores y activistas crean en Jimena la Asociación Casa de la Memoria

Los promotores, que pretenden reforzar la labor de la Casa La Sauceda, son en su mayoría del Campo de Gibraltar, y también de otros lugares de la provincia, como la Sierra y la Bahía de Cádiz.

161
Foto de familia de los fundadores de la asociación Casa de la Memoria

Treinta y tres personas de diferentes profesiones han participado en la creación de la Asociación Casa de la Memoria para apoyar el estudio, la investigación, la difusión y el conocimiento de la memoria histórica en el Campo de Gibraltar y Andalucía. Se trata de una labor que ya se viene haciendo desde hace más de tres años en la Casa de la Memoria La Sauceda, de Jimena de la Frontera, pero los componentes de la asociación creen necesario colaborar más con esta entidad para relanzar todas sus actividades, con los objetivos de “dar a conocer mejor el pasado de nuestros pueblos, reforzar la conciencia democrática y antifascista de la población, y asegurar así, en el presente y el futuro, la libertad, la igualdad y la democracia”. 

Los promotores de esta nueva asociación son en su mayoría del Campo de Gibraltar, pero también los hay de otros lugares de la provincia, especialmente de la Sierra y la Bahía de Cádiz. Abundan profesores de Secundaria y Bachillerato, pero también universitarios y profesionales de otros ámbitos, como el periodismo, el sindicalismo, las profesiones liberales y trabajadores de distintos sectores con experiencia en movimientos sociales. El historiador y profesor universitario José Luis Gutiérrez Molina y el profesor de Derecho Internacional Jesús Verdú figuran entre los socios fundadores de la asociación. También están el historiador Antonio Morales, uno de los mejores expertos sobre la historia de la masonería, y Fernando Sígler, doctor en Historia y organizador y responsable del archivo de la Casa de la Memoria.

Los reunidos ya han aprobado un borrador de estatutos, han diseñado el organigrama de funcionamiento, han aprobado la composición de una primera junta directiva y han decidido crear un comité científico que “asesore, oriente y marque pautas en la labor de investigación en los archivos de la casa, la edición y publicación de libros y revistas, y en cuantas actividades necesiten de su colaboración”.

Abierta a la colaboración institucional y a incorporar nuevos socios

La nueva asociación está abierta a la firma de convenios y a la colaboración con instituciones públicas y privadas, tales como ayuntamientos, diputaciones o la misma universidad, así como a la incorporación de nuevos socios que quieran colaborar en la tarea. “De hecho, a la reunión constitutiva de la asociación no pudieron asistir muchas personas más que, no obstante, comunicaron su intención de incorporarse a ella de una manera activa”, se informa en un comunicado.

Las áreas de trabajo en las que los socios voluntarios van a desarrollar su labor son: biblioteca, archivo, publicaciones y comunicación, apertura y visitas, centros educativos y actividades culturales y sociales.  Margarita García Díaz, profesora jubilada, ha sido elegida presidenta de la asociación. García Díaz es historiadora, arqueóloga y miembro de la Comisión de Patrimonio Histórico de San Roque y del Instituto de Estudios Campogibraltareños.

Primera junta directiva de la Asociación Casa de la Memoria

Con ella estarán en la junta directiva la periodista Debbie Eade; el bibliotecario Juan Manuel Pizarro; el historiador Fernando Sígler; el profesor en el instituto Sierra Luna de Los Barrios Francisco Hidalgo; y las profesoras Elena Trujillo Petisme y Nieves García Benito. A ellas se unirán un directivo del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y otro de la Asociación de familiares de represaliados por el franquismo en La Sauceda y El Marrufo (Afresama), titulares de la casa.

Foro y Afresama han expresado públicamente su satisfacción por el nacimiento de esta asociación y se han mostrado convencidos de que “viene a sumar, con ilusión y energías, en la lucha por la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas del franquismo y sus familiares, y en la construcción de una sociedad más libre, justa, sana y democrática”.